lunes, abril 25, 2005

Soy un salmón!

Otro chachi-capítulo de las aventuras de Purga en los medios de transporte públicos (tachan-tachan), hoy con todos vosotros: El tren

Ese magnifico lugar de convivencia humana, en el que todos los dias me embarco para ir y para volver del trabajo este que tengo que cada día se me anotja más y más rutinario y absurdo (es lo que tiene ser becario de m....).

Y yo me pregunto ¿hay algo más bonito asi, por las mañanas, que el que te pisen, te atropellen o se te sienten encima de tus cosas?. Pues si, un fenómenos extraño que ocurre en la estación de alcalá de henares todos los días cuando llego.

El tren se detiene, el sonido de los frenos hidraulicos me indica que el maquinista ha parado definitivamente, las puertas están listas para ser abiertas, se abren...y comienza el infierno, hay un grupo de gente, como si de "gruppies" se tratase, apiñados en la puerta de entrada al tren que al parecer no han oido nunca eso de "antes de entrar dejen salir", más que nada por que sino no va a haber hueco dentro.

Total, que te armas con todo tu valor y la poca fuerza de que dispones a esas horas de la mañana y te tiras, cual cantante de un grupo heavy a tu muchedumbre enloquecida que, aunque no vitorea tu nombre en alto (mas que nada por que no saben quien eres ni les importa), te esperan con redobladas ganas, o al menos eso es lo que parece, por que los empujones que te meten para devolverte al tren (o tirarte a las vias) son realmente impresionantes.

Así que, queridos lectores, ya sabeis que si vais a alcalá de henares por las mañanas, teneis que estar preparados para sentiros un poco "salmones" y conseguir, tras empujar fuerte y a conciencia contra corriente, llegar al anden y arrastrarte hasta la salida.

Algún día de estos, saldré boqueando por la puerta, ya os lo digo yo...

1 comentarios:

Metalia dijo...

Jajajajaja, muchas gracias por esta chachi-aventura. Literalmente te he imaginado ya boqueando. Bsss!.