martes, mayo 03, 2005

Sueño

Una ciudad, medio desierta, con decoración como de feria, me he despertado en ella y he ido a por un bocadillo para comer (seria que tendria hambre), he comido y después...el horror personificado, la NADA (la de la historia interminable) en su versión oscura, es decir, una negrura imposible de penetrar avanzaba, devorando la ciudad.

Uno de mis compañeros, un bicho que no recuerdo ni lo que era, ha decidido que en la nada estaría mejor y ha salido corriendo, se ha perdido en la oscuridad sin siquiera gritar.

He ido buscando por las casa, y en una de las últimas calles de la ciudad cuando estaba a punto de ser tragada he encontrado a una chica, una dama que hacía algo, algo raro y que no recuerdo bien, solo recuerdo que yo sentía algo especial por ella, entonces ella se ha girado y con gesto cansado me ha dicho que no podía seguir, que estaba cansada y que la dejase. La he recogido en brazos, y he entrado en la casa, no podía dejar que se quedase en medio de la calle tirada.

Ella merecía algo mejor, incluso cuando el final era tán cercano que podía ver la negrura avanzar por la calle he ido con ella hasta la cama, la he recostado y me he recostado junto a ella, yo estaba llorando (luego me he dado cuenta de que era de verdad) y así nos ha engullido la nada, abrazados, ella casi muerta de cansancio y yo, llorando y con una bola en la garganta.

2 comentarios:

Metalia dijo...

Se ve que ha sido extenuante, eh?. Menos mal que tenemos las palabras para describirlos, pero sería genial, poder grabarlos y compartir esas sensaciones.

Purgatorio dijo...

Creeme que no tan genial cuando te levantas llorando como yo, pero sé a lo que te refieres wapa.

Un beso

P.