lunes, junio 12, 2006

Nunca es demasiado

A veces, pensamos que somos demasiado buenos, demasiado amables, nos encariñamos demasiado con la gente, la queremos demasiado, y como consecuencia de todos esos "demasiados", nos volvemos demasiado vulnerables, demasiado faciles, demasiado dependientes, demasiado imbeciles, demasiado patéticos.

Sin embargo, estoy convencido de que un día llegará en que seamos demasiado buenos, demasiado amables, demasiado cariñosos, demasiado complacientes, demasiado sinceros y que, como siempre habrá un pez más grande que nosotros y recibiremos a cambio demasiado cariño, demasiada bondad, demasiada amabilidad, demasiado amor.

Tanto, que nos atragantaremos, o no...quien sabe...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me conformo con encontrar a alguien, a quien mis "demasiados" no le hagan pasar por encima mío, y que tenga también una cajita llena de "demasiados" para compartir...

Fdo: Vyolet

malevolia dijo...

demasiado tuyos.

Isa dijo...

Yo estoy llena de demasiados, pero también me fijo a quién he dárselos para no caer en lo que tú has dicho, tanto por mi bien como por el suyo.

De todas maneras sigo pensando que el cariño hacia los que quieres nunca es demasiado y prefiero pecar de empalagosa que no decir un "te quiero" o un "te aprecio" o un "eres importante para mí", ya sea pareja, amigo o familiar.