viernes, julio 14, 2006

Ganas

De ser un demonio de verdad

De desplegar las alas y volar hacia allí

De tener los ojos negros y que al mirarlos tus nervios se rompan como cristal

De tener colmillos afilados y garras negras en las manos

De cogerte de la pechera y escupirte las palabras a la cara:

" Si te vuelves a acercar a ella, te destrozo la cabeza contra el asfalto"

Menos mal que no soy agresivo...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Intento dejar las alas en casa, para que no me arranquen las plumas a traición, por la espalda, una a una...sintiendo cada punzada.

Cuando pienso que no puedo esconderlas, que van con mi naturaleza, que son parte de mí, y salgo orgullosa con ellas...Vuelvo a casa cabizbaja con unas cuantas plumas menos.

Ya no sé si quedan plumas. No quiero mirar mis alas...

Me da igual si se han convertido en algo gelatinoso, o fibroso, con pinchos en las puntas.

Ahora mismo únicamente deseo ser un REDEVIL. Sacar mi rabia imaginando todo lo que quisiera hacer y no haré.

Gracias.

Yvo

malevolia dijo...

0_o

Esas no son formas!
Alguien tenía que regañarte purgito!
:P