martes, noviembre 24, 2009

Miedos cotidianos

Miedo, a no dar la talla, a no poder llegar donde se espera de uno que llegue.

Miedo a no estar a la altura, a no poder llegar donde se espera de uno que llegue, por que antes si llegaba

Miedo a no ser suficiente, a no poder llegar donde se espera de uno que llegue, porque antes si llegaba y tocaba esa cuerda que te hacía vibrar por dentro.

Miedo al fracaso, al vacío de la linea y de la hoja en blanco, miedo al cursor parpadeante y al bloqueo mental.

Mi miedo llena el negro de estas páginas con heridas blancas en forma de letras.

Sólo espero que este miedo me deje seguir escribiendoos.

4 comentarios:

nanablanca dijo...

"Miedo a no dar la talla, a no llegar... a no llegar..."

Ese es el miedo que más visita, el que recurrentemente me hace compania, el que me deja sola frente a mi infinito...

Que bueno haber encontrado tu blog!

Saludos

Anónimo dijo...

¿Miedo de qué? Supongo que de todo lo bonito que está por venir. A veces no nos sentimos preparados para tanta felicidad. Te quiero.

Gema dijo...

Me alegra que vuelvas al ruedo :) Leer este blog es un placer para los intestinos y demás entrañas.

victoria dijo...

Fuera, fuera, fuera!!! Ese miedo fuera!!! Que queremos que nos sigas deleitandos con tus palabras y si a veces se convierten en heridas para eso estamos nosotros para vendarlas. Así que déjate de miedos y ponte a escribir.
Como dice el dicho no te preocupes sino ocúpate.

Un abrazo enorme lleno de calor humano y energías positivas a ver si te quitan ese miedo. Muá