martes, octubre 16, 2007

Llueve: Happy Gore End

Llueve, y la lluvia cae cansina sobre las dos figuras que no sienten ni la humedad ni el frio.

Llueve sobre los dos novios que discuten acaloradamente, ella echa una furia agita sus manos en el aire interceptando las gotas de agua que tan sólo intentan llegar al suelo y las hace saltar por los aires, mojando aun más a la otra figura que la mira con expresión vacía.

Llueve, pero el agua no consigue llevarse la sarta de palabras malsonantes y dura que la boca de ella le profiere a él, le acusa de muchas cosas, pero por encima de todas repite siempre el mismo concepto con diferentes palabras: dejado, despistado, olvidadizo...despreocupado.

Llueve y las lagrimas de ella se mezclan con las gotas que alcanzan su cara y se las arrancan en un torrente que recorre la fina piel de su cara mientras se acurruca en el pecho de él, mientras temblorosa suelta el mango del cuchillo que sobresale del pecho de él.

Llueve y la lluvia golpea a los dos, resbalando por el mango del cuchillo mientras ella llora y gimotea tapándose la boca mientras él se mira incrédulo al pecho, ahí donde el cuchillo habría atravesado su corazón...si no se lo hubiese olvidado en casa

1 comentarios:

Tara dijo...

Me gusta mucho, sobre todo el final, la verdad es que esa frase: si no se lo hubiera olvidado en casa. mmm está genial!!!